Enter your keyword

Me Buscas...

siguenos en facebook siguenos en Twitter

lunes, 4 de julio de 2016

DE COPAS CON ÉL






Lucia esta arreglándose, esa noche se va de copas con su amigo, esa persona que la entiende perfectamente y con la que comparte gustos muy afines por no decir iguales.

Su trato es el normal entre amigos, aunque ella esta enamorada de él en secreto pero lógicamente el temor de que no sienta lo mismo por ella no le deja acercarse de esa manera que ella tanto desea, solo piensa en Carlos por la noche a solas entre sus sabanas mientras ella misma se hace el amor pensando en que son sus manos las que le hacen alcanzar ese clímax maravilloso que por un breve momento le sacia, dejando después ganas de un cuerpo verdadero y cercano.

Se viste solo para él con un vestido negro entubado hasta las rodillas que marcan lo impensable de su cuerpo llamativo, porque si algo tiene Lucia es que destaca allá donde va, sus curvas son cien por cien una carretera peligrosa donde perderse.

Cepilla su larga caballera negra como el azabache y se la recoge en una coleta alta que acaricia su espalda descubierta provocando un escalofrío en la piel de Lucia, sus ojos maquillados de un negro ahumado enmarcan aún más sus rasgos felinos y el azul profundo de su mirada te puede atrapar por horas. Sus labios siempre pintados de un rojo llamativo son el toque final para un look de lo más agresivo, lista para devorar la noche de la mano de Carlos<< Aunque su deseo sea devorarle a él>>





Carlos está esperando en el coche no sabe como enfrentarse a la situación con Lucia, es verla y estremecerse notando como su miembro cobra vida sin poder evitarlo, trastoca su mundo de una manera impetuosa y lasciva es el pecado vestido de mujer con sus tacones de 12 centímetros sus faldas de tubo, sus labios sedosos rojos y tan provocativos como ella.

Lleva días queriendo decir lo que siente por Lucia, pero el miedo a perder su amistad le cohíbe.

Dentro del coche suena la canción de la dichosa película de 50 sombras de Grey, earned it y en ese momento Carlos ve a Lucia salir del portal contoneando sus caderas, la música de fondo y ese movimiento le excitan, ella le sonríe lascivamente, está jugando con él, conoce de sobras su descaro.

Carlos le abre la puerta y le sonríe mientras ella entra dentro del el con la dificultad que supone moverse con ese vestido tan ceñido, pero es lista y sabe como atrapar la mirada de ese hombre que la mortifica en silencio. Se levanta la falda y él no puede evitar que sus ojos se posen en el final de sus medias de seda, ella insinúa indecorosamente lo que el ya sabe de sobras que se esta perdiendo.

La tensión se palpa en el ambiente y Carlos se remueve incomodo en su asiento del coche, su miembro empalmado le presiona los pantalones, Lucia le observa y su vista se posa en su abultado paquete se acerca para posar un beso húmedo e insinuante en su mejilla, lento muy lento, él reacciona y la atrapa en sus brazos atrayendo su cuerpo más cerca del suyo el dulce aroma de coco embriaga su olfato, sus respiraciones se aceleran, él la mira a los ojos y atrapa su barbilla con la mano, mientras ella se deja hacer.

-¿De verdad quieres que juguemos a esto?-Lucia le observa, su aliento le calienta la boca está tan cerca solo necesita el valor suficiente y sus lenguas se unirían en un torbellino de humedad. 

Ella se aparta de él, la inseguridad que le trasmite y su mirada le hacen negar sus deseos.
 Se acomoda en su asiento sin dejar de sonreír no quiere que él note su decepción. Van en silencio en el coche mientras él conduce y ella se pregunta como se puede haber equivocado tanto con las señales. Quizás sea el anhelo que ella siente por él lo que hace que se confunda.

Carlos se reprocha una y otra vez en su dura cabezota lo que acaba de pasar, no entiende el por qué de su comportamiento cuando tiene claro que lo que más ansia es besar esos dulces labios hasta la saciedad pero lo ha vuelto hacer, otra vez ha vuelto a poner una pared entre ellos, negando para sí mismo unos sentimientos tan reales como que sale el sol cada mañana.

Sonrientes pero esquivos como suelen ser siempre después de una situación que les sobrepasa se acercan al bar de siempre esperando que la noche entre copa y copa se torne más amena y esa sensación de desamparo les de paso entre risas a una complicidad inevitable entre ellos.

Entre sorbos de liquido frío su confianza vuelve a ser la misma de siempre y Carlos recupera sus más que habituales bromas sarcásticas que tanto sacan de quicio a Lucia pero es su manera de ser ellos mismos. Se acaban acomodando abrazados en el reservado más oscuro e intimo del lugar.
Quizás sin darse cuenta buscan esa tranquilidad que les apacigüe un poco ese clamor constante que sienten o sin querer lo que buscan es esa soledad necesaria entre risas para poder acercarse más el uno al otro y por fin dejarse llevar.

El abrazo ha atrapado a Carlos que sin darse cuenta aspira el aroma dulce que desprende Lucia y esa sensación vuelve apoderarse de él, le roza levemente el cuello con sus labios y Lucia da un respingo pero esta vez no se aparta de sus labios, él sigue lamiendo su cuello y ella emite un pequeño pero leve gemido que deja casi sin respiración a Carlos mientras su miembro pulsa contra su pantalón.
Lucia no piensa dejar esta vez escapar la oportunidad de sentirlo  en su interior así que sin más vacilación le agarra de la mano y se dirige con él al baño de señoras siempre le ha excitado esa sensación de que alguien los observara, es uno de sus sueños recurrentes.

Cierran la puerta tras de si y entre miradas y risas se empiezan a comer la boca de manera posesiva entremezclando su saliva, sus cuerpos bailan al son de su pasión, él la apoya contra la pared y le levanta el estrecho vestido que impide el paso a su sexo ya húmedo por la expectación que le crea ser poseída. El afán de fundirse juntos les invade de manera atroz y salvaje...
Le mete uno de sus dedos en su coño caliente mientras no deja de mirar directamente a sus ojos  necesita perderse en ellos y ver el placer que siente entre sus manos, ahonda más en ella metiendo hasta tres dedos, Lucia se contrae de placer, nota las frías baldosas en su espalda, la fricción de Carlos le esta volviendo loca, su mirada obscena le provoca y calienta. 

Le retira los dedos muy lentamente y se los lleva a la boca para saborear el fluido delicioso que desprende Lucia mientras ella le sonríe deseosa de llegar a más, de sentirse invadida y completa.

Se agacha sin dejar de observar la cara lasciva que destila esa mujer, le abre las piernas de golpe y casi le hace perder en equilibrio, está siendo como ella esperaba <<Salvaje>> embriagador, excitante, pasional...

Su lengua empieza a jugar con su sexo expuesto, la imagen reflejada en el espejo de enfrente perturba a Lucia estimulando más aún su apetito mientras Carlos le devora apasionadamente como si fuera el manjar más exquisito que nunca hubiera probado, se corre entre espasmos y gritos guturales pero él no le da tregua y la gira de espaldas haciendo que encorve un poco su cuerpo y de una fuerte sacudida de la cual Lucia tiene que apoyarse bien en la pared le penetra, una embestida tras otra no dejan que su orgasmo acabe de morir ese extenuante placer le va a volver loca, Carlos poseído la embiste duro muy duro agarrándole por las caderas para llegar lo más profundo que pueda de ella. Entre jadeos sudor y un descontrol desmedido se corren los dos para caer rendidos en el frío suelo del lavabo.

Lucia aún medio desnuda y desposeída de vergüenza alguna, se acerca gateando por el frío suelo del lavabo hacia Carlos y le besa de manera dominante quiere sentir en su boca el sabor que ha dejado en él a través de sus fluidos, el desprovisto ataque de ella hace que la reacción le atraviese como una descarga eléctrica directa a su polla.

Ella al observar el miembro viril de él irguiéndose frente a sus ojos le sonríe obscena y se lo mete en su boca sin dar explicaciones a un Carlos atónito, allí en el suelo tirados se vuelven a dejar llevar  desprovistos de cualquier moral que les vele sus deseos más profundos...













































2 comentarios:

Popular