Enter your keyword

Me Buscas...

siguenos en facebook siguenos en Twitter

sábado, 14 de enero de 2017

Cielo e Infierno










Y resurgió de sus cenizas para expiar los pecados carnales.
-¿Tú quién eres? Le dijo la mujer de añiles ojos y tez lechosa.
-Escuché tu canto y no pude más que despertar.- una sonrisa socarrona asomó en su rostro.
-Embrujaste mi alma con tu alquimia decadente- Respondió acercándose.
-Pues soy angel caido y por ti he sumcumbido de nuevo- dijo cerca de ella. Mientras contemplaba a tan hermosa criatura.
¿ Y tú quién eres? Pues bien pareces sirena de canto hipnotizante.
-¿Puedes ver esa estrella que a lo lejos brilla?- le comento señalando grácil con su diminuta mano.
-Sí.
-Ese era mi hogar, cai con las primeras gemínidas..y ya no he podido regresar.
La mujer le observó:
Sus ojos oscuros impenetrables, tez ardiente y brillante, labios carnosos y sugerentes. Casi sintiéndose avergonzada por no poder apartar la vista de tal extraño ser para ella.
Él sentía la irremediable atracción de dos polos opuestos atrayendose.
Como cielo e infierno que eran, pero en zona neutral. En tierra carnal. Dos seres distintos.
La bella estrella y el ángel del purgatorio, admirandose y reclamando sus cuerpos carnales. Que despertaban en la cercanía.
Ella supo que deseaba ser poseída por el demonio de ojos profundos.
Dos titanes que se admiraban y a la vez se repudiaban. Ambos allí sentados, en silencio, bajo el manto lunar se dejaron llevar por la fuerza irresistible de una necesidad adyacente.
Dicen: Que el choque de los dos cuerpos sobre el lecho de la madre naturaleza quebró la tierra bajo sus acompasados movimientos.
Dicen: Que tal fuerza repercutió en los mares que levantaron briosos su oleaje.
Dicen: Que una fuerte tormenta se desató con vientos huracanados devorando todo a su paso.
Dicen: Que sus jadeos resonaban como el eco, haciendo despertar a todo ser viviente a kilómetros
Pues ellos fueron amantes.
Y en ese lugar de la tierra creció el árbol más hermoso jamás visto y un manto de flores le rodeaba. Fortaleciendo ese extraño vínculo que allí se forjó.
Bernice Xanthe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular