Enter your keyword

Me Buscas...

siguenos en facebook siguenos en Twitter

sábado, 14 de enero de 2017

ESCRITORA (RELATO 2)





La escritora






Llevaba toda la mañana absorta en su libro tecleando sin parar de vez en cuando encendía un cigarro y releía lo escrito, borraba, revisaba y vuelta a empezar. Esa historia iba acabar con la poca paciencia que le quedaba. Perfecta tenía que ser perfecta. Esas casi setenta hojas ya escritas las repasaba una y otra vez. De vez en cuando desconectaba de su libro y daba un paseo por sus redes sociales, subiendo alguna que otra frase descarada para llamar la atención de aquel que se escondía detrás de la pantalla.
Ese mismo día había tenido que escribir un relato corto para un desafío literario que le habían propuesto y esa misma tarde había leído un relato de una escritora que le había pedido su opinión. Ella siempre accedía gustosa. Pues no se consideraba mejor ni peor que nadie, era distinta simplemente. Para ella escribir era liberador. Con sus palabras escapaba de una vida tediosa y plagada de incoherencias. Allí sola, sentada en su escritorio, consumía las horas entre el humo del tabaco y la música que siempre le acompañaba.
Estaba tensa, muy tensa. Llevaba unos minutos frente la pantalla pensando cómo avanzar en la novela y se había bloqueado de nuevo.
Pensó en él de nuevo, como solía hacer a lo largo del día. Le acompañaba siempre y se sentía a gusto con la presencia de ese hombre que le había robado un pedazo de su corazón. Se dirigió hacia la habitación y se desvistió dejando caer la ropa en el suelo, se paseó durante un rato por la habitación desnuda mientras sentía sus ojos observando con lasciva y ella sonreía a ese gesto adulador.
Salió de la habitación no sin dejar de notar su presencia que le seguía siempre allí donde iba, camino por el pasillo, desnuda, el frío de su casa había erizado su piel y sus pezones despuntaban briosos. Él estaba allí, siguiendo cada uno de sus gráciles movimientos. Llego al baño y preparo la bañera, la lleno de agua mientras destapaba su jabón con esencia a coco y lo mezclaba creando espuma y un aroma embriagador.
Cuando el agua ya hubo llenado por completo la bañera se metió dentro de ella, mientras él la observaba.
Cerró los ojos y se dejó llevar por el momento: Sintiendo como sus manos rozaban su piel húmeda y enjabonaban su cuerpo.
Las sensaciones estaban empezando a causar estragos en ella. Mientras jugaba con sus pezones, rodeándolos, apretándolos, estirándolos y disfrutaba de cada gemido que escapaba de su boca. Entre gemido y gemido dijo: «Arrástrame al infierno contigo»
Cogió el grifo de la ducha y lo dirigió a su sexo, la primera ráfaga de agua le provoco un respingo, ya estaba húmeda después del juego con sus pezones, aumento la potencia y directamente este cayó sobre su clítoris haciendo que su cuerpo se contrajera y sus espasmos crecieran. El vaho generado daba una sensación confortable de calor húmedo por el resto de su cuerpo, su mano seguía jugando con su pezón y la presión del agua había adquirido un cáliz frenético sobre su sexo, provocando ondas de placer en su cuerpo. Mordió su labio cuando empezó a notar la primera ráfaga de electricidad crecer en su entrepierna. El chorro de agua apuntó esta vez más cerca de sus labios sonrosados y eso le llevo a provocar una gran descarga intermitente en su sexo que la catapulto a un orgasmo que relajo cada una de sus terminaciones nerviosas. Culminando por fin y recuperando esa apetecible calma.
Dejo de nuevo el grifo en su lugar y sonrío. Salió de la ducha, seco su cuerpo y se dirigió de nuevo frente al ordenador. Aún estaba desnuda.
Se encendió un cigarro y volvió a escribir de nuevo, para ÉL. Era hora de acabar ese capítulo que había dejado pendiente.




Bernice Xanthe

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Popular